viernes, 11 de enero de 2013

Ritual cristiano 4° (CONSAGRACIÓN: MATRIMONIO)


Esta consagración la pueden recibir aquellos cristianos que ya han sido confirmados y han recibido el sacramento del matrimonio. (De no ser casado, el cristiano debe demostrar una gran compasión a las demás personas día a día). Asimismo, deben demostrar mayor sabiduría, amor y responsabilidad para con todos los demás (incluyendo enemigos), la vida, el mundo, consigo mismo, con Dios y con el evangelio. Esta consagración sólo la puede otorgar alguien que posea la ordenación sacerdotal o el 5° de este ritual. Los requisitos son: una biblia, una alfombra circular verde y dos testigos que posean este grado. 

 

Diácono: hermanos míos, pongámonos todos de pie y en círculo, hagamos una breve pausa para prepararnos a recibir este momento justo. Calmemos nuestra mente y nuestro cuerpo, y abramos el corazón al Alfa y el Omega, nuestro Señor Jesucristo. (Se hace un minuto en silencio).

 

Diácono: en nombre del Alfa y el Omega, nuestro Señor Jesucristo abrimos este sacramento para que hoy elevemos nuestra Compasión. (3†, Jehová-Jesús-María, Amén).

 

Diácono: hermano, nosotros tus hermanos te hemos identificado como una persona de gran Contemplación cristiana, es por ello que te encomendamos a los Santos Apóstoles: Mateo y Tomas. Que ellos te sirvan de ejemplo en esta nueva etapa de tu vida, comprende de Mateo la Caridad y comprende de Tomas la Prudencia. Hermanos todos, oremos juntos y en silencio para que estos Santos Apóstoles guíen los pasos de nuestro hermano XXXXXX. (Todos los hermanos oran el padre nuestro en silencio). (†)

 

Diácono: hermano mío, para que incrementes tu Caridad escucha estos sagrados misterios:

 

(Marcos 15:23) …“23 Y le dieron a beber Vino mezclado con mirra; mas él no lo tomó”... (Se hace una breve pausa). (Juan 19:29-30) …“29 Había allí una vasija llena de Vinagre. Entonces pusieron en un hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca. 30 Cuando Jesús recibió el vinagre, dijo: -¡Consumado es! Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.”… (Se hace una breve pausa). Dios mío, que nuestros Pensamientos no decaigan (Ambos se arrodillan con la pierna izquierda y besan la cruz).

 

Era la Novena Hora, las tinieblas ya se retiraban de la tierra, ninguna injuria hecha a Jesús perturbó sus Pensamientos. (Se hace una breve pausa). Controlemos nuestras propias injurias. (Se colocan ambas manos sobre la boca del estómago, poniendo la derecha por encima). 

 

(Mateo 6:19-21) …“19 No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corrompen, y donde los ladrones se meten y roban. 20 Más bien, acumulad para vosotros tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corrompen, y donde los ladrones no se meten ni roban. 21 Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.”…

 

Diácono: hermano, meditad en la Omnipresencia de Dios, para ello escuchad la parábola del señor:

 

(Lucas 15: 11-32) …“11 Dijo además: -Un hombre tenía dos hijos. 12 El menor de ellos dijo a su padre: "Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde." Y él les repartió los bienes. 13 No muchos días después, habiendo juntado todo, el hijo menor se fue a una región lejana, y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14 »Cuando lo hubo malgastado todo, vino una gran hambre en aquella región, y él comenzó a pasar necesidad. 15 Entonces fue y se allegó a uno de los ciudadanos de aquella región, el cual le envió a su campo para apacentar los cerdos. 16 Y él deseaba saciarse con las algarrobas que comían los cerdos, y nadie se las daba. 17 Entonces volviendo en sí, dijo: "¡Cuántos jornaleros en la casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18 Me levantaré, iré a mi padre y le diré: ’Padre, he pecado contra el cielo y ante ti. 19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.’ " 20 »Se levantó y fue a su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre le vio y tuvo compasión. Corrió y se echó sobre su cuello, y le besó. 21 El hijo le dijo: "Padre, he pecado contra el cielo y ante ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo." 22 Pero su padre dijo a sus siervos: "Sacad de inmediato el mejor vestido y vestidle, y poned un anillo en su mano y calzado en sus pies. 23 Traed el ternero engordado y matadlo. Comamos y regocijémonos, 24 porque este mi hijo estaba muerto y ha vuelto a vivir; estaba perdido y ha sido hallado." Y comenzaron a regocijarse. 25 »Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando vino, se acercó a la casa y oyó la música y las danzas. 26 Después de llamar a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. 27 Este le dijo: "Tu hermano ha venido, y tu padre ha mandado matar el ternero engordado, por haberle recibido sano y salvo." 28 Entonces él se enojó y no quería entrar. »Salió, pues, su padre y le rogaba que entrase. 29 Pero respondiendo él dijo a su padre: "He aquí, tantos años te sirvo, y jamás he desobedecido tu mandamiento; y nunca me has dado un cabrito para regocijarme con mis amigos. 30 Pero cuando vino éste tu hijo que ha consumido tus bienes con prostitutas, has matado para él el ternero engordado." 31 Entonces su padre le dijo: "Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. 32 Pero era necesario alegrarnos y regocijarnos, porque este tu hermano estaba muerto y ha vuelto a vivir; estaba perdido y ha sido hallado.”… (Se da un tiempo para meditar).

 

Diácono: es mediante la Caridad que podremos amar a los demás, identificarnos con los nuestros y comprender al enemigo. Resguarda en tu corazón estas palabras y siempre lucha contra la Superstición y la Mentira, terrible pecado que un día se hizo presente haciendo titubear la caridad de Pedro.

 

Diácono: hermano mío, yo te reconozco como un hombre de Contemplación cristiana, y es por ello, que en nombre de nuestro Señor Jesucristo te consagro con este grado. (El diax bx la fx del disx).

 

Diácono: hermano, de ahora en adelante te exigiremos la virtud cristiana de la Caridad, y así mismo, te pedimos que actúes siempre guiado por la Compasión.

 
Diácono: Hermano mío, ya han pasado siete (7) años de la luz, que Dios bendiga tus pensamientos. Hermanos todos, cerremos este hermoso sacramento como nuestro Señor Jesucristo nos ha revelado. (Se reza el Padre Nuestro). (†).


Ejercicios Espirituales: para este sacramento se recomienda que el Diácono evalúe muy bien los pensamientos del hermano, así como el dominio de la mente. Para ello, se recomienda la práctica del silencio, la relajación, la reflexión, la concentración y la contemplación, la lectura bíblica en grupo, la dramatización y la confesión, además de no codiciar. En la meditación ya debe trascender la ilusión (o espejo) de la mente, además ya puede magnetizar un objeto de metal noble. También el hermano puede tener la capacidad de explicar cómo fue hecha la creación con sus propias palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada